Y seguimos… peor en ciberseguridad

La vida es sueño.

Acto Primero: el sueño

Parece mentira, pero mientras todos los servicios de consumo on-line siguen aumentando de forma escandalosa, nuestra percepción de la seguridad cae de forma estrepitosa. De la primera imagen… (2014)

El aviso. Preocupación

Acto Segundo: el despertar

…a la segunda… (2016)

El hecho. Ya hay daños

han pasado más de dos años de aquel sueño y no conseguimos remontar, sino que seguimos perdiendo confianza. Pero como se suele decir en estos casos, lo peor está por llegar. El sueño se convierte en pesadilla. Si ya nos cuesta mantener “cierta” seguridad o control en nuestros dispositivos, los cuáles tenemos todo el día encima, qué pasará cuando el resto de equipos de los llamados IoT (internet de las cosas, o lo que es lo mismo, el reloj, la nevera, la tele, la cámara de fotos, la videocámara, etc. conectados a Internet constantemente, mandando y recibiendo, no se sabe muy bien qué) se conecten sin control. En este tipo de dispositivos lo normal es que tal cual vengan de fábrica así se queden, por lo que…

Acto Tercero: el futuro desastre

…se avecina el gran desastre, si no le ponemos foco. El sueño se torna en pesadilla.

El futuro. El gran desastre

En ningún caso pretendo ser agorero, ni frenar el futuro, pero lo que sí que es necesario es que aprendamos de nuestros errores y comencemos una verdadera misión por la concienciación y la toma de control de nuestro entorno. El hecho de que todos los componentes que te rodeen se puedan conectar a internet, no es más que poner más ventanas y puertas a tu ya insegura casa.

La vida es sueño

Está claro que tendremos una segunda vida, o quizás una primera vida en la red. Como decía Calderón de la Barca:

En mundo tan singular, que el vivir sólo es soñar; y la experiencia me enseña que el hombre que vive, sueña lo que es, hasta despertar.

cobiA lo mejor nuestra vida acaba siendo nuestro sueño, y de tanto soñar en el ciberespacio, hacemos que la realidad sea virtual, por lo que no vendría mal ir soñando la forma en la que nos vamos a proteger. No sea que acabemos despiertos y sin un duro, o Euro, para los que no vieron a Cobi.

A lo mejor, una de las primeras escenas de nuestra nueva vida sería la de centralizar las necesidades que tenemos de la “conexión”. El que la nevera se pueda conectar para decirte el precio de la leche, a lo mejor no es necesario. Si puedo tener un sólo gestor de contenidos audiovisuales, en vez de 5 cacharros en el salón, a parte de que tu mujer se pondrá más contenta, puedo localizar bien qué conexiones  tengo y de esa manera reducir el número de actualizaciones y configuraciones de seguridad que debo mantener al mínimo posible.

La vida suele ser más simple de lo que pensamos, pero nos encanta complicarla para poder quejarnos. Piensa en físico lo virtual, y mejoraras tu ciberseguridad.

Por favor, valora la entrada: 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)

Cargando…

Deja un comentario