10 Claves para entender el mundo que vivimos

10 claves

¿Cómo quieres entender lo que está por venir, si no entiendes lo que está pasando?

Para entender lo que ocurrirá en nuestra sociedad primero debemos entender el entorno que nos rodea. Este es el objetivo de este post, aportar una opinión, sobre las claves de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, para que luego podamos entender mejor lo que afectará a nuestra seguridad.

A continuación, detallo las 10 principales claves que, a mi modo de ver, más están influyendo en nuestra ciberseguridad:

1. Un mundo multipolar

Los tradicionales poderes que hasta ahora parecía que nos regían, ya sean blanco o negro, izquierda o derecha, arriba o abajo, Norte o Sur, ya están dejando de ser los únicos influyentes. Grandes economías emergentes, nuevos imperios económicos, guerras comerciales entre gigantes están haciendo que el mundo tenga muchos más actores y todos intentan buscar su sitio. El problema es que el mundo es el mismo, y los porcentajes de poder y control se deben repartir entre los interesados, no gustando a nadie perder su cuota de poder.

2. Empresas como actores principales de la economía

Si bien es cierto que los países siguen influyendo enormemente en las empresas, también es cierto que éstas se rigen por criterios económicos. Estos criterios, si van de la mano del país natal, serán seguidos adecuadamente, pero la pregunta es, cuando difieran, ¿a quién seguirán? La respuesta es clara, al negocio y al dinero, por lo que cada vez más estaremos ante guerras comerciales que intentarán acercarse al sol que más caliente, sin importar antiguas fronteras territoriales.

3. Guerra híbrida. Carácter comercial o económico

Cada vez que pensamos en guerra, nuestro concepto físico bélico nos evoque grandes confrontaciones de ejércitos que chocan estrepitosamente unos con otros, pero nada más lejos de la realidad a lo que realmente está ocurriendo.

Las guerras son silenciosas, porque nadie declara nada, sino que simplemente entran en batallas cínicas y educadas, hablando buenas palabras, mientras que realmente pensamos cómo poder sacar más dinero.

La guerra no sólo es silenciosa, sino que también es híbrida, puesto que ya no se utilizan ejércitos, sino un sinfín de recursos y artimañas para poder conseguir ventaja sobre los adversarios. Este es precisamente el tercer punto para tratar, tampoco hay dos ejércitos, o simplemente bandos, sino que el objetivo es llegar a la máxima cuota de mercado y poder, apartando a quien quiera que pueda pasar por allí.

4. La desinformación como medio de realidades alteradas

Asistimos diariamente a la fabricación de verdades en base a medias verdades. Pretendemos juntar dos hechos disjuntos y veraces de forma que creamos que la suma de las partes genera una nueva verdad, que por supuesto nada tiene que ver con la realidad. Y este hecho se da en el mejor de los casos, puesto que muchas veces, simplemente cogemos medias verdades y las juntamos con mentiras enteras para generar una realidad alternativa que defenderemos con toda la fe que tengamos sin importar las consecuencias de los hechos.

Nunca se había tenido tanta capacidad de desinformar en tan poco espacio de tiempo, y mucho menos, ser capaz de atraer a tanta gente a movimientos virtuales. Pensad el porcentaje más pequeño que podáis para que una idea atraiga adeptos, y luego multiplicad por la población del planeta. Ahí tenéis el problema, no es que haya nuevas cosas, sino que las mismas malas ideas afectan esta vez a millones de personas, generando el caldo de cultivo ideal para transformarlas en futuras guerras.

5. Nuevos riesgos y amenazas específicas

Igual que comentábamos en el punto anterior, la globalidad, aparte de conseguir mejoras enormes a la población, también genera nuevos riesgos, que antes, por no poder acceder a muchos ámbitos lejanos a nuestra actividad, no nos afectaban. Estos riesgos pueden ser económicos, medioambientales, geopolíticos, sociales, tecnológicos, etc.

Nuevas amenazas, implican nuevos riesgos, y el primer riesgo al que debemos enfrentarnos es el de creer que ya estamos protegidos. Las nuevas amenazas no avisan de su presencia. Cada persona debe estar valorando constantemente si existe un riesgo o no, o si incluso, acaba de aparecer un nuevo riesgo nunca valorado.

6. Nueva gran crisis económica

El mundo es cíclico, y se repite constantemente. Es curioso como los historiadores no consiguen descubrir los puntos críticos en los cuales se producen los cambios, pero por desgracia, y para muestra un botón, las crisis económicas, más o menos fuertes, son constantes en nuestra sociedad. No parece descabellado pensar, que después de varios años de calma tensa, y con todos los indicadores que recibimos a diarios de múltiples fuentes y medios, una nueva crisis ya está llegando. La pregunta importante que nos debemos hacer es, ¿Qué estoy haciendo yo para prepararme?

7. La violencia como rutina

Asistimos atónitos a un mundo en el que la violencia gratuita y desmedida se ha instaurado en nuestra vida y difícilmente somos capaces de percibirla. Abusos en los colegios, en los trabajos, en las familias, en la sociedad en general suceden sin control y tan sólo intentamos construir relatos que sean capaces de poder disculparlos de alguna manera.

No es que cualquier tiempo pasado fuera mejor, sino que la mente humana intenta sobrevivir a la realidad omitiendo e incluso borrando, aquellas situaciones que nos hieren, llegando incluso a generar realidades alternativas que puedan engañarnos para integrar los malos recuerdos en buenas historias.

Violencia verbal, física, psicológica, familiar, laboral de todos con todos es la tónica habitual en muchas situaciones. No se trata de estar siempre a la defensiva, pero muchas veces, si no eres capaz de pararla, por lo menos, no la devuelvas.

8. Falta de acuerdo social

A veces malentendemos lo que es la falta de acuerdo social, de lo que es la falta de sociedad. No deberíamos si quiera plantear que tengamos que estar de acuerdo en las conductas básicas que crean una sociedad: respeto, empatía, apoyo, educación, etc. ¿Podremos ser capaces de entender que una cosa es que estemos de acuerdo en algo, con la premisa básica de que, pese a que no estemos de acuerdo, podamos estar de acuerdo en mantenernos el respeto mutuo?

Hay veces que es necesario pararse a definir ciertos términos. En este caso se entiende por “sociedad” un conjunto de personas, pueblos o naciones que conviven bajo normas comunes. La segunda acepción describe la sociedad como una agrupación natural o pactada de personas, organizada para cooperar en la consecución de determinados fines.

Convivir y objetivos comunes son precisamente las dos claves que necesitamos para volver a la senda del entendimiento. La parte en la que debemos dialogar es cómo llegar a esa convivencia o cómo lograr esos objetivos, pero nunca debemos olvidar, que más allá de idea o credos, la existencia pacífica y la prosperidad de nuestros hijos, deben ser la base de la sociedad.

9. Irrupción de mercados emergentes convulsos

De todos es conocido el despertar asiático y su apertura al tradicional mundo del consumo. Pero no sólo está el nuevo interés manifiesto de este gigante oriental, sino que las atroces guerras comerciales entre los intereses de grandes potencias, así como la necesidad de estas nuevas clases medias de dotarse de activos tecnológicos, marcarán los vaivenes de los mercados produciendo constantes crisis económicas de tardías, y en muchos casos, atolondradas inversiones. ¿Qué pasará cuando todo el mundo quiera renovar su tecnología a la última novedad? ¿Cómo conseguiremos digerir esta ingente cantidad de activos?

10. La guerra como forma de vida en Oriente medio

Esta milenaria región ha sido siempre noticia, no únicamente por lo que sus propios habitantes hacen y generan, sino también por las difíciles situaciones en las se ponen el resto de las potencias mundiales a la hora de ver cómo deben intervenir en la zona.

Apoyos logísticos de todo tipo y color no han hecho más que terminar en fracasos y vuelta de nuevo a las intervenciones militares, donde se prueban, sin freno alguno, toda la nueva tecnología armamentística. Esta espiral de violencia continua, donde la población civil es la más perjudicada, hace inestable cualquier opción de mejora en el resto del mundo, por tener que estar siempre vigilando los nuevos acontecimientos.

¿Qué te ha parecido esta entrada? 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)

Cargando…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.