El ciberespacio, la primera frontera

El ciberespacio, la primera frontera

Hoy se cumplen 50 años de una de las series, que junto con los libros de Julio Verne, ha sido la predecesora de muchos de los grandes inventos de la humanidad, Star Trek. Si recordáis el comienzo de la serie: “El espacio: la última frontera. Estos son los viajes de la nave estelar «Enterprise», en una misión que durará cinco años, dedicada a la exploración de mundos desconocidos, al descubrimiento de nuevas vidas y nuevas civilizaciones, hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar”, bien podríamos decir ahora que estamos más lejos que nunca de este hecho. El motivo es que pensamos que cualquier cosa es la “última frontera”, sin entender que todavía no hemos pasado por la primera frontera, que es el ciberespacio.

La primera frontera

No estamos seguros ni en los desarrollos que hacemos, ni en la confianza que tenemos en la protección de los gobiernos, ni en el control que hacen las operadoras o compañías tecnológicas de nuestra información, etc. como para ponernos a pensar en otras cosas. Dejando atrás los tremendismos, y permitiéndome una licencia un poco trágica para argumentar los motivos, sí que es cierto que tenemos que trabajar mucho más en conseguir un ciberespacio más seguro. El objetivo no es otro que poder preocuparnos sólo por dónde iremos. No veo al capitán Kirk preguntándose a cada paso que dé:

  • Si el Software se va a colgar y dejará sin energía al Enterprise.
  • Si el Hardware dejará de funcionar con la siguiente actualización apagando los motores de impulso.
  • Si nos van a robar los datos de los sistemas los Klingon para hacerse naves iguales que el Entreprise pero mucho más baratas.
  • Si nos podrán una multa los de la Federación de Planetas Unidos por incumplir una ley estelar al instalar un simple parche.
  • Si hemos almacenado todos los logs que debíamos para poder analizar un posible fraude de créditos federales de los tripulantes del Entreprise.

Si os dais cuenta nadie hablaba de seguridad porque no era necesario. Los sistemas imaginados cumplían a la perfección sus cometidos, más allá de que algún Romulano lo saboteara, y la aventura era el resto. Hoy en día, la aventura es el ciberespacio, y una aventura según la Wikipedia es, “una experiencia de naturaleza arriesgada normalmente compuesta de eventos inesperados, en muchas ocasiones estando presente cierta clase de peligro”. Ni más ni menos que lo que nos ocurre cada vez que entramos al ciberespacio.

 Imagina

Entre algunos de los grandes inventos que se imaginaron en la serie estaban: teléfonos móviles, televisores con pantalla plana, llaves de memoria (USB), puertas correderas automáticas, escáneres, sistemas de localización (GPS), tableta digitales personales, etc.

Esta noche yo quiero imaginar:

  • Imaginar una seguridad transparente al usuario, pero que por otro lado gestione qué se hace y qué no.
  • Imaginar una organización de seguridad dependiendo directamente del CEO, no creo que haya nada más importante que proteger su propio negocio.
  • Imaginar unos sistemas de seguridad que sean ventaja competitiva a las empresas para adquirir clientes y afianzar la confianza en de los antiguos.
  • Imaginar unos usuarios de los dispositivos personales que estén seguros y su información no corra peligro.
  • Imaginar un sistema interconectado que permita la utilización de toda la potencia de cálculo sobrante en cálculos útiles para la humanidad.
  • Imaginar un ciberespacio que no se sea refugio de “maleantes” por lo que sería necesaria una policía del ciberespacio internacional.

larga vida

Larga vida y prosperidad

Origen: Star Trek, 50 años: un viaje al futuro con 10 profecías tecno cumplidas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.