La seguridad del Perdón

¿Qué tiene más fuerza, el poder del Odio o el poder del Perdón y el Amor?     

Hace tiempo que vengo pensando escribir sobre este tema para conocer vuestras opiniones. En este caso concreto y por centrar un poco el tema, creo que es bueno hacer un poco de memoria histórica para contextualizar el tema. Un contexto fundamental para poder introducir las hipótesis que planteo de lo peligroso que resulta el odio y lo seguro que es para una sociedad el Perdón y el Amor. Antes de nada, quiero que quede claro que no soy historiador, por lo que no pretendo dar clases de historia a nadie, pero si los fundamentos en los que baso mi hipótesis, que no es más que una opinión, como todas las demás.

Las civilizaciones nacen, crecen, evolucionan y con… el Odio mueren y desaparecen

Las campanas de Gauss en la historia se repiten de forma irremisible y no parece que encontremos, o queramos encontrar, cuáles han sido los puntos de declive o cambio de tendencia. Creo que la historia es como la juventud, al principio te crees invencible, pero con los años y los golpes te vas dando cuenta de que las cosas que parecían importantes ya no lo son, y viceversa. Lo malo es que muchas veces te das cuenta tarde cuando esas cosas, que ahora son importantes, ya no están, o ya no hay forma de volver a vivirlas. Han pasado grandes civilizaciones a lo largo de la historia de las que tenemos constancia, y seguro que algunas de las que no hemos tenido constancia. Pero todas ellas han desaparecido en el tiempo, y en algunos casos, todo lo evolucionado, toda la tecnología descubierta, todo lo construido quedó en el olvido o desapareció.

Si pensamos qué es lo que ocurrió para que todos esos avances, de múltiples civilizaciones (babilónica, egipcia, romana, etc.) desaparecieran, lo único que creo puede resultar lógico es el “Odio” a lo anterior. Desde un punto de vista racional, cuando hay un cambio, habría que cambiar las cosas que no van bien, pero no las que sí lo hacen. La historia se repite amargamente a través de los siglos sin posibilidad de detener este voraz afán de destrucción sin sentido de todo lo medianamente conseguido.

La larga vida del Odio y el Perdón como impulsor del cambio

Empecé el post hablando de qué podía más, si el Odio de las personas, o el Amor y el Perdón. En este caso concreto tengo una hipótesis sobre el mismo. Creo que el Perdón y el Amor son capaces de generar seguridad y estabilidad, desde un punto de vista racional, al no tener la necesidad de destruir nada, e incluso, en momento puntuales, son más fuertes y capaces de hacer cosas grandiosas que el Odio. Por el contrario, el Amor lleva peor el paso del tiempo, no es tan constante como lo es el odio, y este es quizás el principal problema. La historia no entiende de tiempo, no hay nada para siempre, antes no estuvimos, y pese a que ahora vivimos, desapareceremos y el mundo no habrá notado nuestro paso (sí nuestras obras y el recuerdo de los demás).

El Odio por el contrario es inmune al tiempo. Es capaz de esconderse y transmitirse de unas personas a otras, de generación en generación, y eso hace que el mundo se atore una y otra vez en los mismos problemas, en las mismas encrucijadas y en general en los mismos errores. El Odio representa la sinrazón y el cerramiento al progreso y a la evolución. Es por definición inseguro, puesto que hace daño y no permite poner foco en la mejora y evolución del sistema. Esta característica del Odio, y su gran resistencia al tiempo, incluso la capacidad de sentir ese Odio en generaciones que nada tuvieron que ver con el momento concreto de esa historia es el principal riesgo.

El poder de la Historia

Siempre he pensado que los historiadores tienen una misión fundamental que creo no se está percibiendo en la sociedad. Un historiador es capaz de analizar las causas del éxito y del fracaso de una civilización. Es capaz de ver las tendencias y las situaciones que se deben repetir y evitar para continuar la evolución. Los historiadores, desde un punto de vista racional, deberían poder poner en negro sobre blanco todos estos aspectos que hacen que se evolucione o se destruya todo lo avanzado. Creo firmemente que la historia es cíclica, que se repiten los acontecimientos porque caemos en los mismos errores, y que es fundamental educar a las nuevas generaciones en estos hechos para evitar caer en los mismos errores una y otra vez.

Siempre digo que las personas que cometen sus propios errores son tontos o ricos, porque es mejor aprender de los errores de los demás ;-). Es más barato, más eficiente y menos peligroso. Pero el ser humano gusta de hacer las cosas de la forma más cara, más larga y más peligrosa ;-). Estoy convencido de que tenemos la solución a muchos de nuestros problemas si estudiamos detenidamente la historia y cómo ésta ha ido golpeando una tras otra todas las civilizaciones. Pero nada de esto tendrá éxito si no conseguimos entender que el Perdón y el Amor son más seguros para nuestro porvenir que el Odio.

Cambia o pierde

No hay nada más triste que darte una vuelta últimamente por las redes sociales para ver cuánto Odio hay en el mundo y hacia todos los temas en general. El tiempo le viene bien al Odio, así como la falta de análisis del problema y desconocimiento general. Siempre me recuerda esta situación al famoso experimento de los monos. En él se ve cómo, sin saber por qué, el odio se apodera de cuántos se implican en el experimento, y nadie hace nada para cambiarlo por el mero hecho de que siempre pasó. El Odio sin razón se transmite como de generación en generación y nadie intenta cambiar.

El camino más largo empieza con un corto primer paso

No quiero que este post suene derrotista. Es cierto que la batalla es dura y no tiene buenas perspectivas, pero hay una salida. Una salida que inhabilita la amenaza del Odio en los corazones de las personas. Existe una forma de avanzar de forma segura y permitir el cambio, es el Perdón y el Amor. Seguro que será una batalla complicada, puesto que el enemigo crece con el tiempo, de ahí la necesidad de empezar a cambiar cuanto antes, perdonar y educarse en los fallos del pasado, por el más simple deseo de los hombres: tener seguridad en su vida. La seguridad de saber que podrá avanzar, mejorar, crecer y vivir.

Ojalá podamos evitar el desánimo del cambio, la facilidad de ser continuista, afrontar el futuro de forma racional y segura y creer en el Perdón y Amor como motor de la evolución y mejora de nuestra vida. Qué gran reto tienen los historiadores para lograr comunicarnos las conclusiones del análisis de la historia y el cómo conseguimos los humanos lograr destruir semejantes proezas humanas por el simple Odio a todo lo anterior. Ojalá las personas pudieran vivir la seguridad del Perdón y el Amor.

Como decía un tocayo:

“…You may say I’m a dreamer

But I’m not the only one

I hope some day you’ll join us

And the world will be as one…” #Porqueesnecesario

Si te ha gustado el post, puedes valorarlo 1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 4,00 out of 5)

Cargando…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.