Secuestros virtuales

secuestro virtual

Parece mentira pero los secuestros virtuales están realizándose cada día con más asiduidad. En el artículo se puede ver el procedimiento necesario para poder detectar y evidenciar si realmente es o no un secuestro. Como siempre pasa en estos casos, la templanza y tranquilidad a la hora de recibir la llamada será clave para poder controlar la situación y reaccionar conforme está establecido en el artículo.

No sólo buscan dinero

En el post se explica que el principal motivo que persigue un ataque de este tipo es el económico, pero no debemos de olvidarnos de que también pueden realizarse peticiones,  a priori menos dolorosas, como pueden ser accesos a cuentas de usuarios, claves de acceso a sistemas, subida o bajada de archivos a sistemas empresariales, encendido o apagado de equipos, etc.

Hay veces que la información que existe en ciertas cuentas de correos puede ser tan útil o más que el propio dinero, puesto que en un momento determinado se podría acceder a bancos, sistemas de facturación, comprar en todo el mundo, obtener bitcoins, etc.

El poder que tiene nuestra información digital, podría superar con creces las pérdidas económicas producidas por un robo tradicional.

El conocimiento te da ventaja

La idea general que se transmite leyendo el artículo no es otra que desconfía, desconfía de todo lo que te puedan decir y sobre todo no digas nada, pregunta. Este tipo de acciones se realiza con más frecuencia cuando se sabe que no se podrá localizar al supuesto secuestrado, por lo que es fundamental concienciar y hacer partícipes a todos los miembros de la familia de lo importante de mantener la privacidad y evitar dar información, a través de redes sociales o cualquier otro medio.

El conocimiento, la formación y el entrenamiento son las medidas de prevención más útiles que podemos establecer para velar por nuestra seguridad.

Origen: Guía práctica para reconocer un secuestro virtual

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario